Ella se dejó acariciar, silenciosa, gotas de sudor en la cintura, olor a azúcar tostada en su cuerpo quieto, como si adivinara que un solo sonido podía hurgar en los recuerdos y echarlo todo a perder, haciendo polvo ese instante en que él era una persona como todas, un amante casual que conoció en la mañana, otro hombre sin historia atraído por su pelo de espiga; un hombre sin tristezas, ni rencores, ni culpas, limpio como el hielo, que deseaba sencillamente pasar el día con ella vagando por librerías y parques, tomando café, celebrando el azar de haberse conocido, hablando de nostalgias antiguas. Tal vez se sentía un poco sola o le pareció que era una oportunidad de hacer el amor sin preguntas y por eso, al final de la tarde, cuando ya no había más pretextos para seguir caminando, ella lo tomó de la mano y lo condujo a su casa. Su cuarto era estrecho, un colchón en el suelo cubierto por una manta a rayas, unas repisas hechas con tablones apoyados en dos hileras de ladrillos, libros, ropa sobre una silla, una maleta en un rincón. Allí ella se quitó la ropa sin preámbulos con actitud de niña complaciente.

Isabel Allende, Cuentos de Eva Luna

4 comentarios:

  1. qué bonito, me encanta todo lo que pones aquí y de la manera que lo haces, Anedora más que nunca, sí señor

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Y qué suerte la mía de tener ojos así que me leen. Ay, estas cositas motivan :)
    Grazie

    ResponderEliminar
  4. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat19@hotmail.com
    besoss
    Emilia

    ResponderEliminar

Me gustan las palabras bonitas, pero me encantan las críticas constructivas. Ambas son bienvenidas.